Biodiversidad

¿Qué es? La biodiversidad es un término realmente complejo, pero simplificando un poco, podemos definirla como las diferentes especies vegetales y animales que viven en un espacio determinado. Dicho así parece algo sin más ni más. Pero atención, si entiendes en profundidad lo que esto significa y cómo funciona, te estarás topando con la cosa más asombrosa, maravillosa y mágica que ha existido jamás:

«la vida». Y no me refiero a nuestra vida de humanos, sino a la existencia de cualquier ser vivo.
¿Acaso hay algo más alucinante? ¿Más complejo? ¿Más valioso? Hazte esta pregunta ¿Hay algo mejor? Nada es comparable, ni igualable, ¡¡es insuperable!!
Entender cómo la vida prolifera en todas sus formas a través de seres y estructuras asombrosas es una tarea difícil, pero el esfuerzo por hacerlo y comprender al menos una parte, te hará embarcarte en un viaje alucinante. Además, acabarás pensando UAUUUUU, Celia tenía razón. Y eso no tiene precio

Pues bien, la biodiversidad es «ese algo» sobre lo que la vida se sostiene para poder existir, es la clave que hace que la red de la vida encaje y funcione. Y además lo hace de una manera increíblemente bonita. Esta clave son las especies.

Para poder entender cómo funciona la biodiversidad, me gusta pensar en la vida como una máquina, formada por especies; cada especie es un engranaje que hace mover la pieza siguiente, la cual ha sido movida por la anterior y así con todos los seres vivos. Da igual de qué especie intentes hablar, siempre dependerá y estará conectada con otras. Cuando estas conexiones funcionan, la vida prolifera, se vuelve abundante, fuerte y ella misma se regula y equilibra, es asombroso. Hojas, frutos, flores, plumas, conchas, piel, pelo, escamas, dientes…La vida tiene mil y una formas distintas, que les conceden aptitudes diferentes para aportar y encajar dentro de la enorme red de vida que habita nuestro planeta, y cada especie tiene la necesidad de ser diversa para poder encajar. Todas estas formas distintas son la biodiversidad.

La vida en nuestro planeta se basa en este proceso de piezas que encajan unas con otras. Son pulsos, son conexiones que paso a paso forman vida. Cada decisión que pueda perjudicar a las distintas especies, hará que nuestra máquina no funcione correctamente. Tenemos que comprender que cuando una especie se extingue estamos perdiendo engranajes de nuestra máquina de vida.

Cuidar y conservar la biodiversidad que nos queda es crucial. Nada es más importante, porque perderla nos costará la vida.